BAL DE CHISTAU

UN PATRIMONIOPAISAJÍSTICO EXCEPCIONAL

Por Carlos Fernández Piñar. Doctor en Arquitectura por la Universidad Politécnica de Madrid e investigador de los paisajes humanizados de los Pirineos.

Borda Ciella, La Coda.

El valle de Chistau es un extraordinario ejemplo de la conformación de un paisaje humanizado a lo largo del tiempo. En el encontramos las huellas de una cultura pastoril de alta montaña desarrollada y evolucionada a lo largo de varios milenios.

El paisaje que hoy podemos contemplar está sin duda condicionado por el medio natural, con especial importancia de los fenómenos geomorfológicos como el glaciarismo cuaternario, o por la distribución de la vegetación en pisos dada la variabilidad climática por las diferentes altitudes y orientaciones. Sin embargo, se trata de un paisaje profundamente humanizado, antrópico, en el que han sido las actividades agro-ganaderas tradicionales el aspecto más determinante de su actual aspecto.

LA CONFORMACIÓN DE UN PAISAJE ANTRÓPICO

El paisaje que encontraron los primeros pobladores fue sin duda bastante diferente del actual. De estas primeras comunidades conservamos los vestigios del megalitismo, en diversos conjuntos megalíticos distribuidos por todo el valle, generalmente en puntos elevados y con gran dominio del paisaje circundante, en altitudes alrededor de los 1.800 metros. La situación de estos restos se ha relacionado con el aprovechamiento de los pastos de altitud y por tanto con actividades ganaderas. Mientras, la función concreta de restos como los círculos de piedras o crómlechs parece relacionada con ritos funerarios o con la posesión del espacio.

Las sucesivas comunidades que fueron ocupando el valle fueron moldeándolo según sus necesidades. Ello implicó la apertura de amplias zonas de pasto y la implantación de áreas dedicadas a campos de cultivo, que ocuparon la zona más baja de las laderas y el fondo de valle siempre que era posible. El paisaje actual comenzó a quedar dibujado seguramente en la Baja Edad Media, periodo en el que se puede suponer el origen de las dos composiciones del paisaje antrópico más características del valle: los prados de siega cerrados mediante arbolado y provistos de bordas y los cultivos de cereal en altitud, los panares, con sus correspondientes cabanas. Estas dos formas son derivadas de la complementariedad obligada de las dos actividades de la sociedad chistabina tradicional, la agricultura y la ganadería.

La agricultura fue siempre indispensable para el mantenimiento de la población humana, en un contexto en el que las comunicaciones y por tanto las posibles importaciones desde el exterior del valle estaban muy condicionadas por la difícil orografía. La necesidad de asegurarse la alimentación propia llevó a los chistabinos a extender el espacio cultivable hasta el límite de lo posible, implicando una cantidad de trabajo inconcebible para los estándares de nuestros días. Los cultivos ocupaban los terrenos más próximos a los pueblos, que lógicamente se ubicaron en las zonas más favorables, y se extendieron después por laderas con condiciones más difíciles.

Cromlech, Puerto de Sahún.

PANARES Y PRADOS DE SIEGA

Debido a la escasez de suelo llano como consecuencia de la estrechez del valle llevó a los chistabinos a poner en cultivo zonas alejadas del pueblo, situadas a una altitud muy considerable, llegando a rozar los 2.000 metros, para obtener cereales, principalmente centeno.

Se conforma así un paisaje muy característico, con las laderas escalonadas mediante pequeños taludes herbosos, los panares. Mientras que en el fondo de valle y los tramos más bajos de las laderas aparece otra composición paisajística de origen antrópico diferente. Se trata de parcelas particulares dedicadas a prados de siega, que quedan separadas unas de otras por arbolado o seto vivo. Este tipo de paisaje en mosaico se denomina con el término francés bocage, sin traducción en castellano.

Panar de Viciele, Gistaín.

LOS PASTOS

Fuera del ámbito particular se encuentran las áreas de pasto comunales. Se sitúan por encima del límite superior de los bosques, que en la mayor parte de las zonas fue rebajado por los pastores para ampliar las zonas de pasto. Se distinguen los denominados pastos de tránsito, equinocciales o bajantes, empleados durante las estaciones intermedias de primavera y otoño y los puertos o pastos estivales. Cada uno de ellos estaba regulado por ordenanzas que establecían las fechas de entrada y salida de los mismos.

El paisaje de los puertos se caracteriza por las amplias extensiones continuas de pasto, que era aprovechado por rebaños comunales de unas 2.000 cabezas cada uno. Estos rebaños hacían durante todo el periodo estival un periplo por la montaña de pleta en pleta donde pernoctaba el ganado junto a la cabana de los pastores. En cada pleta permanecía el rebaño unos días hasta agotar el pasto y pasar a la siguiente.

Vacas en la montaña.

BORDAS Y CABANAS

Además de las cabañas de pastor en los puertos, en el valle de Gistaín llama la atención la gran cantidad de pequeñas edificaciones dispersas por todo el territorio. Se distinguen las bordas y las cabanas. Las bordas son edificios de establo-pajar, con dos pisos. La planta baja está dedicada a cuadra o establo para el ganado mayor, mientras el piso superior es el pajar o henil, en el que se almacena la hierba seca procedente de los prados de siega.

Casi siempre, junto a la borda aparece otra construcción más pequeña, la cabana, que se empleada por el vaquero o vaquera para cocinar y para pernoctar en los periodos de tiempo en los que se guardaba a las vacas en las bordas más alejadas del pueblo.

En Chistén también todavía se pueden observar junto a algunas cabanas los “corrales de muyir”, unas estructuras alargadas con muros de piedra seca específicamente construidas para la operación del ordeño de las ovejas, que se hacía únicamente durante un periodo de dos semanas que mediaba entre el destete de los corderos y la subida a puertos de las ovejas.

Bordas de Viadós, Gistaín.

Conoce Chistau con nosotros

RAQUETAS JORNADA COMPLETA

IBONES DE BARBARISA

CHOMARTÍN, el Camín de las Losas

PARQUE NATURAL POSETS-MALADETA

RIBERA DEL ZINQUETA

SOBREVILLA MÁGICO

IBONES DE LA BAL

IBÓN INDÓMITO

IBÓN DEL SEN

RAQUETAS MEDIA JORNADA

CRUZ DEL GUARDIA

BASA LA MORA

PUESTOS DEFENSIVOS DE LA BAL

PUERTO SAHÚN

GÜEGAS DE LA BAL

TALAYAS DE CHISTAU

TRESMILES SENCILLOS

ATALAYA DE LARDANA